30 enero 2009

[...]Hablad por mis palabras y mi sangre...

Para todos los inocentes de este mundo que han sufrido, torturas , crímenes, abusos, vituperios y todo tipo de aberraciones ,vayan estas dos poesías. Una de Pablo Neruda: Canto general [1938-1949]," Alturas de Macchu Picchu" XII.
La otra es de Oliverio Girondo:" Llorar a lágrima viva".

ALTURAS DE MACCHU PICCHU
XII

Sube a nacer conmigo, hermano.

Dame la mano desde la profunda
zona de tu dolor diseminado.
No volverás del fondo de las rocas.
No volverás del tiempo subterráneo.
No volverá tu voz endurecida.
No volverán tus ojos taladrados.
Mírame desde el fondo de la tierra,
labrador, tejedor, pastor callado:
domador de guanacos tutelares:
albañil del andamio desafiado:
aguador de las lágrimas andinas:
joyero de los dedos machacados:
agricultor temblando en la semilla:
alfarero en tu greda derramado:
traed a la copa de esta nueva vida
vuestros viejos dolores enterrados.
Mostradme vuestra sangre y vuestro surco,
decidme: aquí fui castigado,
porque la joya no brilló o la tierra
no entregó a tiempo la piedra o el grano:
señaladme la piedra en que caísteis
y la madera en que os crucificaron,
encendedme los viejos pedernales,
las viejas lámparas, los látigos pegados
a través de los siglos en las llagas
y las hachas de brillo ensangrentado.
Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta.
A través de la tierra juntad todos
los silenciosos labios derramados
y desde el fondo habladme toda esta larga noche
como si yo estuviera con vosotros anclado,
contadme todo, cadena a cadena,
eslabón a eslabón, y paso a paso,
afilad los cuchillos que guardasteis,
ponedlos en mi pecho y en mi mano,
como un río de rayos amarillos,
como un río de tigres enterrados,
y dejadme llorar, horas, días, años,
edades ciegas, siglos estelares.

Dadme el silencio, el agua, la esperanza.

Dadme la lucha, el hierro, los volcanes.

Hablad por mis palabras y mi sangre.


Llorar a lágrima viva

Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma,
la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología,
llorando.
Festejar los cumpleaños familiares,
llorando.
Atravesar el África,
llorando.

Llorar como un cacuy,
como un cocodrilo...
si es verdad
que los cacuyes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.


Llorarlo todo,
pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz,
con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo,
por la boca.

Llorar de amor,
de hastío,
de alegría.
Llorar de frac,
de flato, de flacura.
Llorar improvisando,
de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!


Quisiera despedirme con un cierto temblor en el abrazo y en la mirada...,quizá con alguna pregunta o con algún silencio. No se..., será que me estoy volviendo viejo o loco, espeso o complicado o es que algo va muy mal en esta vida...

Hasta otra compañeros. Fernando



1 comentario:

Nico dijo...

Che compañero, releyendo a Pablo Neruda, me ha venido a la cabeza la charla que tuvimos hace unos dias, ya de madrugada y con un buen vino, en Agullana, en compañia de Alejandro y David.
Y dentro de aquella charla, tu testimonio de lo que por desgracia te toco vivir, bajo la dictadura de Videla, lo cerca que esta, y sin embargo que rápido algunos lo olvidan...

Un abrazo, Amigo.